La búsqueda de nuevas herramientas terapéuticas constituye una de las piezas fundamentales de la innovación y la investigación médica. Así, en la lucha contra el cáncer, los productos naturales integran un acervo importante del arsenal terapéutico. Desgraciadamente, la toxicidad de muchos de estos compuestos, entre otras causas debidas a la presencia de grupos químicos funcionales altamente reactivos, representan un freno importante a su utilización. Tal es el caso de una familia de productos naturales citotóxicos como las orto-quinonas que, si bien poseen una potente actividad antiproliferativa y son utilizadas en el tratamiento del algún tipo de cáncer, generan metabolitos intermediarios que producen entre otras acciones no deseadas la  oxidación del DNA, mutaciones y la muerte celular inespecífica.

Son varias las estrategias utilizadas para disminuir esta toxicidad y mejorar la ventana terapéutica de su uso. El trabajo realizado por Enrique Gil de Montes “Controlled masking and targeted release of redox-cycling ortho-quinones via a C–C bond-cleaving 1,6-elimination” y publicado en Nature Chemistry, muestra como la unión de las orto-quinonas a moléculas transportadores, apantalla su toxicidad y aumenta su especificidad  y muestra el ejemplo concreto de la utilización de una de ellas, la b-lachapone, que unida a anticuerpos, resulta eficaz en el tratamiento de la leucemia mieloide en modelos murinos de xenotrasplantes.

Es un honor el haber contribuido a desarrollar esta investigación por Enrique Gil de Montes durante su estancia en la Universidad de Cambridge, Reino Unido,  a través de la beca posdoctoral en el extranjero, financiada por la Fundación Alfonso Martin Escudero, un programa que representa el compromiso de la Fundación con la Sociedad, y que entendemos es el instrumento para construir un país dueño de su futuro.